«El sistema judicial debe ser para todos por igual”: Diputada Marcela Villatoro

La diputada Marcela Villatoro fue una de las impulsoras de la reforma al Código Penal que tipificó el tocamiento impúdico como un delito, luego de la resolución de la Cámara Primera de lo Penal de San Salvador en la que se estipuló que el magistrado Eduardo Jaime Escalante Díaz solo cometió una falta al tocar a una niña de 10 años en sus partes íntimas. La reforma será sancionada por el presidente de la república, Nayib Bukele en los próximos días, según ha dicho el mismo mandatario.

La reforma al Código Penal que tipifica como delito el tocamiento impúdico ya fue aprobada en el pleno y se está a la espera de la sanción de parte del presidente de la república Nayib Bukele, quien dijo que lo hará en los próximos días. ¿Considera que se ha dado un paso al frente en materia de protección a la ciudadanía con ella?

En lo personal creo que sí se da un paso importante en la legislación porque lo que se busca es que no existan ya los tocamientos impúdicos y si existen obviamente las personas estén cometiendo un delito y no una falta, como se dio en la resolución de la Cámara de lo Penal en el caso del magistrado (Eduardo Jaime) Escalante. Lo que buscamos es que los depredadores sexuales que cometan estos ilícitos tengan que responder con la cárcel y no con una multa como estaba en el Código Penal.

En nuestra sociedad se ha estereotipado que estos hechos solo se dan de hombres a mujeres…

En realidad es una modalidad nueva porque no solo se va a aplicar cuando los actos sean cometidos contra menores de edad, donde obviamente la pena va a ser más grave, con penas de ocho a 12 años de cárcel cuando se trate de menor e incapaz y cuando sea contra mayores de 15 años sería de tres a seis años. El delito se aplica para hombres y mujeres y no solo cuando sea contra mujeres, como muchas personas creen. La finalidad también es cuidar a nuestros niños y adolescentes porque hemos visto la ola de violencia que han sufrido en los últimos días y que también tienen miedo de denunciar.

¿A qué se debe ese miedo a la denuncia?

A que muchas veces son las personas que están en el entorno familiar las que tienden a cometer estos actos. Ahora lo que queremos hacer es una campaña de concientización para que los niños al ver estos hechos puedan contar a sus papás o personas más cercanas si están siendo objeto de este tipo de violencia. Lo que buscamos es proteger a nuestros menores para que este tipo de actos no se den en nuestro país.

¿Se ha normalizado este tipo de hechos?

Sí, se ha normalizado y lo que queremos es demostrar al país que no son normales. No es normal que se toque a una mujer, no es normal que le digan piropos en la calle, no es normal que al subirse a un bus una mujer un hombre venga y le roce sus partes íntimas. Todo eso va a ser delito, algo que antes no estaba constituido así. Es decir, si hoy dentro de un bus un hombre saca sus partes íntimas y busca rozar (a alguna persona) ya será un delito y no solo una falta como estaba estipulado antes.

¿El caso del magistrado Escalante Díaz marca un punto y aparte en la sociedad salvadoreña?

Sí, porque no es justo como él burló a la justicia a partir de una decisión por parte de los magistrados tratando de buscar que el delito cometido pasara como una falta, existiendo otro artículo dentro del código penal que es el 165, que habla en general del tocamiento que pudo haberse utilizado dentro del caso del magistrado Escalante; pero dentro de la resolución los magistrados establecían que los tocamientos eran un tipo de falta y nosotros no podíamos permitir que esto quedara así porque lo que va a pasar es que posteriormente vengan los depredadores sexuales y busquen que ese artículo sea el que se les aplique. Con el precedente del magistrado Escalante podríamos tener muchísimos hombres más que cometan este tipo de delitos y salgan libre pagando únicamente una multa. Por eso decidimos eliminarlo del Código Penal y pasarlo a un delito. Así ninguna persona va a burla la justicia.

¿Cuán frágil es el sistema judicial salvadoreño?

El problema ha sido que el sistema judicial salvadoreño solo está golpeando al más descalzo, se le está olvidando que el sistema judicial deber ser para todos por igual, que debemos de proteger y poner los derechos de los niños primero antes que cualquier cosa y que los funcionarios públicos estamos obligados a tener una conducta de respeto hacia los menores y tenemos que portarnos de una manera correcta porque la gente ve en nosotros a una persona que los representa; por lo tanto, debemos comportarnos de una manera adecuada y por eso deben ser mayores los castigos para los funcionarios que irrespeten la ley que para una persona común. Parte de la reforma es que los funcionarios que hayan sido condenados por este tipo de actos después de haber cumplido su pena, no podrán optar a un cargo en el que se encontraban por el mismo periodo de la pena. Aplica para funcionarios públicos, empleados públicos y agentes de autoridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *