Fiscalía informó a Sigfrido Reyes en 2017 que estaba siendo investigado

El prófugo Othon Sigfrido Reyes Morales, expresidente de la Asamblea Legislativa, se enteró en 2017 que la Fiscalía General de la República (FGR) tenía cinco investigaciones en su contra, confirmó ayer el equipo de abogados defensores del político de izquierda, quien desde la semana pasada es buscado por las autoridades, acusado de corrupción.

Gustavo Huezo, uno de los defensores, explicó que el exdiputado conoció de las investigaciones en su contra luego de que pidió a la Fiscalía, por medio de una carta, que le confirmara si existían expedientes que lo involucraran. En junio de 2017, la secretaria general de la FGR le dijo que sí, que había cinco investigaciones en desarrollo y un expediente archivado que lo mencionaban.

El abogado Huezo dio a conocer la información ayer en el Juzgado Undécimo de Paz durante la audiencia inicial contra Sigfrido Reyes y 13 integrantes más de una supuesta red que lavó dinero y estafó al Estado. Entre los acusados están Susi Melba Guadalupe Rodríguez Hernández, esposa de Reyes, y empleados del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA) y de la Corte de Cuentas de la República (CCR).

A partir de que conoció las investigaciones, Reyes nombró a un apoderado legal para que estuviera al tanto y la Fiscalía le autorizó que revisara el expediente el 18 de julio de 2017, confirmó una fiscal antilavado durante la audiencia.

La aclaración de la fiscal fue debido a que los abogados alegaron ante el juez que la Fiscalía violó el derecho de defensa del exdiputado Reyes porque a partir del 2019 prohibió que consultaran el expediente. El abogado Huezo pidió anular la acusación por ese motivo, pero el juez lo rechazó.

La Fiscalía explicó que el 18 de octubre de 2019 le impuso reserva a las investigaciones y no dejó que los abogados de Reyes revisaran el expediente porque sospechó que estaban divulgando información. Las sospechas son porque el 18 de julio de 2017 la defensa del exdiputado revisó el expediente, y 10 días después la esposa de Reyes envió a sus representantes legales a la Fiscalía porque alguien le comentó que también era investigada.

Un fiscal del caso explicó que es normal que una persona se entere de las investigaciones si pregunta en la Fiscalía. «Cualquiera lo puede hacer (preguntar)», dijo, aunque aclaró que es diferente en los casos de lavado de dinero, uno de los delitos que enfrenta Reyes, porque tienen reserva de ley.

Las investigaciones de la FGR sostienen que el entramado vinculado a Reyes lavó $ 6.5 millones. Solo el exdiputado del FMLN introdujo en el sistema financiero $781,844.77 que obtuvo sin justificación legal del origen. También le reprochan la compra por un precio menor al legal de cinco terrenos en la residencial Greenside, de Santa Elena, en Nuevo Cuscatlán (La Libertad), que negoció la empresa TERREIN, S.A. de C.V., propiedad de Sigfrido Reyes y su exsocio Byron Larrazábal, con el IPSFA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *