Falta de pruebas atrasa caso contra tres PNC por muerte de Camila

La Fiscalía General de la República (FGR) tuvo problemas para entregar al juzgado dos pruebas que involucran a los tres policías acusados de asesinar a Camila Díaz, una mujer trans de 32 años, en 2019. El juez Quinto de Instrucción de San Salvador optó por dar hasta el 19 de febrero como límite para recibir esas pruebas.

Una fiscal designada al caso dijo ayer que las pruebas que todavía no entregan al juzgado instructor son las extracciones de los datos que tenían los policías en sus celulares y una fijación de imágenes donde se ve de cerca la placa de la patrulla policial donde los imputados llevaron a Camila.

Las investigaciones fiscales sostienen que los agentes Carlos Valentín Rosales, Jaime Giovany Mendoza y Luis Alfredo Avelar privaron de libertad a Camila Díaz el 31 de enero de 2019, cuando la mujer trans estuvo involucrada en disturbios en las cercanías del Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, en San Salvador. La retuvieron, se la llevaron y la dejaron con vida en el bulevar Constitución. Murió el 3 de febrero por las lesiones, en el Hospital Rosales.

La Fiscalía dijo ayer que el retraso en las pruebas se debe a que todavía no las reciben de la División de Policía Técnica y Científica (DPTC), de la Policía Nacional Civil (PNC). La fiscal admitió que hay riesgo de que el juzgado no admita las pruebas si no se las dan antes del 19 de febrero, aunque dijo que la PNC prometió entregarlas en los siguientes 15 días.

Es la segunda vez que el juez Sidney Blanco reprograma la audiencia preliminar de Camila debido a la falta de esas pruebas. En diciembre, la FGR pidió tiempo para dar tres elementos probatorios; ayer dijo que ya entregó uno y faltan los dos de la DPTC. La fiscal y el abogado defensor José Cabezas coincidieron en la importancia de esas dos pruebas para la audiencia, programada para el 19 de febrero.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *