Se preparan para asistir emergencia dentro de ferry que embarcará en el Puerto de La Unión

Con el inicio de operaciones del servicio de transporte de mercaderías a través del ferry que conectará al puerto de La Unión, en El Salvador, con el puerto Calderas, en Costa Rica, el Cuerpo de Bomberos de la ciudad unionense quiere estar listo para brindar la atención adecuada ante una emergencia con materiales peligrosos.

Por esa razón, en las últimas semanas los bomberos han estado siendo instruidos y reforzando conocimientos sobre el tratamiento de sustancias peligrosas, así como el uso de los equipos de protección personal para atender dichas emergencias que surjan en las naves marítimas.

La estación de bomberos de La Unión ya cuenta con un de equipo nivel A, el cual será utilizada cuando el bombero tenga un contacto directo con el químico o la sustancia peligrosa y éste traje le permite quedar completamente aislado.

El equipo clase B y C, son utilizados para intervenir con sustancias menores o realizar descontaminación primaria.

«Los trajes se usan de acuerdo al nivel de peligrosidad de las sustancias peligrosas que nos podríamos enfrentar; ya sea un oxidante, un corrosivo o alguna sustancia que represente alguna amenaza para el bombero, por eso es que el equipo de protección es completamente diferente cuando se atienden este tipo de emergencias», expresó el sargento de bomberos René Sánchez.

Actualmente la estación de La Unión cuenta con algunos equipos para dar tratamiento a este tipo de emergencias en puertos, pero se ha hecho una solicitud a la Dirección General del Cuerpo de Bomberos para que se dote de otro kit de equipo de cada una de las tres clases.

Cada año, los bomberos de La Unión atienden un promedio de cinco emergencias con materiales peligrosos en unidades marítimas en el puerto unionense, pero prevén que con el inicio de operaciones del ferry este tipo de incidentes se vuelvan más frecuentes.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hay nueve categorías de emergencias que se pueden ocurrir en los puestos y que deben recibir un adecuado tratamiento, y entre ellos se encuentran las fugas o derrames de cloro, amoniaco y partículas suspendidas en el aire.

En octubre del año pasado, la nueva administración de CEPA formó un equipo técnico para dar seguimiento y reactivar la mesa de negociación con autoridades de Costa Rica para la creación de los protocolos, procedimientos y manuales necesarios para el desarrollo de la operación.

El presidente de CEPA, Federiko Anliker, mencionó que en las adecuaciones al lugar se invirtieron aproximadamente $200,000.

Las nuevas instalaciones cuentan con ocho oficinas para las diferentes entidades gubernamentales que intervendrán en la atención al ferry, instalación de equipos de red e internet, parqueos de embarque y desembarque, así como calles de acceso a las oficinas, mejoramiento de la iluminación y zonas de tránsito, entre otros aspectos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *