Policía Nacional Civil justifica toma de la Asamblea Legislativa

El director de la PNC dijo que los agentes PPI de los diputados fueron llamados por cuestiones administrativas.

«Hemos rendido informe a la Sala de lo Constitucional en la cual hemos manifestado que nuestro cumplimiento al deber reviste las características de legalidad», dijo ayer el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Arriaza Chicas, al ser cuestionado sobre posible interpelación a funcionarios de Seguridad Pública por la toma de la Asamblea del 9 de febrero pasado.

El director de la corporación policial aclaró que ese domingo había una convocatoria obligatoria para los 84 diputados y, por ser un evento público, la Policía fue requerida por dos entidades. Además tildó de «obedientes» a los 23 diputados que llegaron a la Asamblea ese domingo.

Uno de los requerimientos, de acuerdo con Arriaza Chicas, fue por el jefe de Seguridad de la Asamblea Legislativa, y el segundo por el Consejo de Ministros ante la presencia del presidente de la república, Nayib Bukele. El director de la PNC agregó que la petición por parte del jefe de Seguridad del Órgano Legislativo fue parte de un convenio que tienen con la Asamblea.

Arriaza Chicas explicó que han coordinado seguridad con el presidente de la Asamblea, Mario Ponce: «para resguardar primero los bienes de la Asamblea y priorizar la integridad física de cualquier persona que llegue a ese lugar».

Sin embargo, el director policial dijo que la presencia de la Fuerza Armada del Estado Mayor era facultad del Ministerio de Defensa Nacional, por lo que rendiría informe de «la actuación de la PNC».

Aunque el director de la Policía dijo que no tienen reportes de algún incidente, reiteró una «disculpa pública» por «el calor» e intercambios de palabras que no llegaron a las ofensas de moralidad. Además, negó que los agentes policiales asignados para la protección de los diputados hayan sido retirados, sino que algunos fueron llamados por actividades administrativas. Y agregó que «nadie ordenó persecución contra nadie».

«Nosotros en ningún momento hemos violentado o dado alguna instrucción y, mucho menos, el jefe de la División de Protección a Personalidades ha querido molestar a nadie, sino que son parte del calor, de las situaciones que se están viviendo a nivel político», justificó Arriaza Chicas.

El domingo 9 de febrero, sin embargo, diputados y miembros del partido FMLN denunciaron ser víctimas de acoso en sus casas por miembros de la PNC y del Organismo de Inteligencia del Estado. Los legisladores interpusieron demandas ante la FGR y la PDDH tras la toma de la Asamblea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *